Zürcher Theater Spektakel

2017 ZTS - Lukas Avendaño (México)

| TEATRO | MEXICO | ZURICH |

La mariposa se transforma, el cuerpo humano también ...

— A propósito de «No soy persona, soy mariposa» de Lukas Avendaño, nota de Luis Vélez Serrano de ©PuntoLatino, Zürcher Theater Spektakel 02.09.2017.

 

17zts avendao lukas521

©Altorfer, ZTS, septiembre 2017.

 

«Muxhe»: cuando ser travesti es bien valorado por una cultura ancestral
Lukas Avendaño (México 1980) tiene formación de bailarín y actor, pero también una formación académica de antropólogo. Esto último le sirve para poner en escena al «muxhe», fenómeno propio – y creo que único – de una región mexicana, fenómeno tributario de la cultura prehispánica [*].

Muxe o muxhe en la región oaxaqueña es una especie de inter-género, nace sexualmente con genitales masculinos pero asume una posición femenina en su sexualidad, vestimenta y vida social. El muxhe que no es ni hombre ni mujer, es muxhe: «Es un tercer género desde tiempos prehispánicos».

El aporte del antropólogo al danzarín está en la visión del travestido rescatando la figura del «muxhe» que es valorizada positivamente en la cultura de la región mexicana mencionada frente a la negativa de la sociedad occidental. Es precisamente esa oposición valorativa «muxhe» / «puto» que da sentido o al menos produce uno de los significados de la performance.

En la diversidad de comportamientos de la homosexualidad, «Muxhe» no correspondería a un transexual que cambia de sexo, mediante operación quirúrgica y tratamientos especiales. Sería más bien lo que es un travesti, es decir, un homosexual que sin cambiar físicamente de genitales, vive y viste como una mujer.

 

El cuerpo puede ya transformarse con la vestimenta
En la performance de Avendaño, el tema no es solamente la identidad sexual, es también el cuerpo, la transformación del cuerpo, de allí a mi parecer el título de «mariposa». Su transformación no es sólo mostrarse como hombre con encantos femeninos sino como «una dominante», con tacones altos y acerados, con los que golpea con gran fuerza en la escena. El cuerpo es también cómo te vistes, parece decir Lukas cuando luce sus atuendos femeninos. Terminada la pieza, el artista sale para agradecer los aplausos, una vez cubierto por una capa y la segunda vez por otra capa, esta vez dorada (¿masculina? ¿femenina? ¿monárquica? ¿papal? ...

 

La discriminación del «puto» o «puñal» en la sociedad actual
Avendaño desarrolla su performance mostrando la discriminación de la que es objeto un homosexual tanto más si es afeminado, por la sociedad, la religión católica, el establishment, los prejuicios culturales, etc. ... En el caso del artista que representa su propio personaje, la discriminación la sufre doblemente: ora por ser indígena, ora por ser travesti.

Pero ante todo, es la originalidad y autenticidad la que cuenta a la hora de asumir su identidad. Se muestra con una tanga que le deja libre las nalgas y le permite mostrar incluso más ... excepto sus genitales (¡masculinos!) que quedan cubiertos por una especie de largo estuche o taparabo. No sólo discriminación sino violencia, cuenta que lo meten en celdas policiales por ser «puñal»(sinónimo de puto en la jerga mexicana) y allí es violado, abusado por los mismos policías que le recriminan ser puto.

 

La oposición semántica entre «muxhe» y «puto» o «puñal» [2]
«Hablo por todos los muxhes, por todos los puñales, por todos los «putos», dice a poco de empezar la pieza ... Utiliza muchas palabras de la jerga mexicana tierra adentro. Desde «muxhe» que es casi religioso, prestigiado y con roles socio-culturales reconocidos en una comunidad, hasta «puto» (o «puñal») que es una palabra con varios significados y que llega a ser insulto subido de tono en campos deportivos y en todas partes.

«Puta» es una persona de sexo femenino que ejerce la prostitución; «puto», el masculino, no cambia sino el género, es decir, es el hombre que ejerce la prostitución así sea con mujeres o con otros hombres. Sin embargo, en México y en muchos países de América Latina, «puto» sirve para referirse a los homosexuales en general, preferentemente de tendencia afeminada, sin que éstos sean necesariamente prostitutos. Su connotación es negativa y sirve de insulto, por ejemplo a los árbitros que no son del gusto de determinado público.

 

La «mariposa» se transforma ¿por qué no aceptarla?
En su actuación (performance) en la que asume su identidad y rol con mucha entereza y arte, su actitud se aprecia como una reivindicación justa, aceptar al otro, al diferente, al transformado, a la mariposa. Así lo ha demostrado el público del Zürcher Theater Spektakel al conferirle el premio de 2017.

Lukas Avendaño ha presentado sus performances en diferentes países de Europa y también de América Latina (Argentina, Colombia y Perú). En la Universidad Veracruzana de Xalapa se titula como coreógrafo-bailarín y también en Antropología.

 

[1] Marinella Miano Borruso, investigadora de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH): «Género y homosexualidad entre los zapotecos del Istmo de Tehuantepec». El caso de los muxe” (http://isisweb.com.ar/muxe.htm)

[2] En marzo pasado, la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió que los términos “maricón” y “puñal” son homofóbicos, discriminatorios y no van acorde con las leyes de un país plural y democrático, así que prohibió su uso. Lo curioso del caso es que quien interpuso el recurso de inconstitucionalidad ante la Corte no fue un gay sino un periodista de Puebla quien fue calificado con esas palabras por un colega desde su columna. Ante la resolución, el presidente en turno de la Academia Mexicana de la Lengua, el poeta y editor Jaime Labastida, no ocultó su molestia pues consideró que la Corte se había extralimitado en sus funciones ya que no le corresponde regular el uso de nuestro idioma. (Sergio Téllez-Pon, El Universal, 22.06.2013).