16kmb mex daros580x123


| MUSEOS | ARTE | MEXICO | BERNA |

La restricción que te impide decir o hacer determinadas cosas, tu sientes esa restricción siempre solo y no te atreves a saltártela  

Entrevista con Teresa Serrano, la artista invitada por el Kunstmuseum Bern, para la exposición Without Restraint

— por Andrés Linares de ©PuntoLatino, Berna 4 de junio de 2016

 

— Andrés Linares (AL): ¿Cómo ha sido este viaje a Suiza?
— Teresa Serrano (TS): Bueno la Daros Latinamerica Collection cerró el Museo en Brasil y eso causó una polémica terrible entre la gente y los artistas. Los artistas han tenido mucho miedo de que la colección se deshaga o se venda. Es una preocupación lógica, pues cuando te sucede eso como artista es malo porque se puede bajar la credibilidad de la gente sobre el arte y sobre las personas. Y bueno he constatado, que hasta este momento la Daros Latinamerica Collection sigue junta y la están promoviendo, por ejemplo han hecho la muestra reciente en Wolfsburg, Alemania, donde también me pusieron como 10 piezas distintas a las de aquí de Berna. Y bueno ahora, vuelven a poner unas piezas en un prestigioso Museo de Berna, lo cual quiere decir que están moviendo la colección y hasta cierto punto te da tranquilidad saber que los dueños de la colección la están conservando y promoviendo.
Saber eso al venir a Suiza me pone contenta y pues que me hayan puesto tantas piezas aquí en Berna lo agradezco profundamente. Pues es siempre una forma de promoción y una forma para que te conozca la gente. Yo recuerdo que en Berna ya había exhibido una vez, esa vez no vine, pero ya me habían pedido un video aquí en Berna. Y ahora logro venir y me dio mucho gusto volver a ver a Hans-Michael Herzog (curador de Daros Latinamerica Collection), que ha sido el autor de la colección, en el aspecto que ha sido el curador que supo escoger a los artistas. Y que supo crear una colección realmente interesante. Esta es una Latinoamérica que la mayoría de la gente no conoce.

 

 

serrano teresa200x173El compromiso del arte depende de los países  

— AL: Totalmente, esta es la Latinoamérica que hay que mostrar. ¿Qué hizo Hans-Michael Herzog en este proceso especial?
— TS: Hans no tuvo miedo al coleccionar lo que él pensaba que hablaba de los problemas de Latinoamérica y del interés que hay por el arte y los artistas que también están interesados en algo tan serio. Un compromiso serio hablando de sus países, con libertad y una visión especifica. ¡Hans lo hizo maravillosamente!

— AL: ¿Este compromiso del arte latinoamericano está relacionado a un contexto social y político?
— TS: Dependiendo de los países, Colombia es un país que habla mucho con su arte de política. Creo que los artistas están muy claros en lo que dicen en un contexto social absolutamente, que va unido a la política. No la puedes dividir. Creo que no se puede hacer una separación y Colombia es uno de los que más fuerza tiene en este contexto.

— AL: ¿Cómo es esta situación con Brasil?
— TS: Brasil es lo contrario, Brasil tiene un arte totalmente europeo, están muy cerrados en esa forma de ver el arte y la conceptualización.

 

El machismo en el arte

— AL: En el caso mexicano, ¿cómo es la situación del machismo y su relación con esta muestra en el Museo de Arte de Berna?
— TS: Somos todas mujeres en la muestra, se habla del machismo, pero también de la ciudad –como lo hace Melanie Smith- del crecimiento absurdo e incontrolable de la ciudad, tienes también las costumbres que son muy lindas. Lo cual, hace una muestra muy interesante porque tienes muchas facetas de lo que es México. Igualmente, encuentras la problemática por la ubicación del país y porque hemos sido un país de machos, desde toda la vida. España es muy machista y somos una mezcla; si tu ves, en España muere a diario una mujer por violencia. Un embajador me comentaba que este año llevan 46 mujeres muertas. O sea que no es un chiste, es una cosa muy horrible porque uno piensa que Europa está mucho más adelantada y es más educada.

— AL: Entonces ¿es ésta una exposición que también entra en el contexto Europeo y Suizo?
— TS: ¡Claro! En toda Europa hay machismo, por ejemplo los alemanes en una mesa a la mujer con una mirada la puede callar. Eso quiere decir que hay un dominio de género. Sin embargo, mucha culpa la tenemos las mujeres. Bajo mis conceptos y lo que he observado toda mi vida con 6 hijos (4 hombres y 2 mujeres) y las mujeres latinoamericanas hacemos «reyecitos» en la casa, en la que es la mujer la que tiene que hacer algunas labores de la casa; como hacerle la cama al hermano o lavarle el plato... porque eso no es de hombres. La mujer va creando al macho desde muy temprano, en lugar de decir que estas tareas del hogar son actos naturales que cualquiera puede desempeñar. Se necesita cambiar esa forma de educar. Claramente, no es la mujer la culpable de esto, esto es ancestral, pero si se puede cambiar si nosotras las mujeres educamos a nuestros hijos de una manera más natural, más igualitaria. El machismo es algo que no debería existir más.

— AL: ¿Está cambiando la situación en los últimos años?
— TS: Totalmente, está cambiando desde que las mujeres tenemos una independencia económica pues esto nos da una libertad que antes no se tenía. Y que moleste esa libertad, hace que el macho reaccione de la manera que reacciona a veces con violencia.

— AL: ¿Qué es el machismo?
— TS: El enojo contra la mujer que puede liberarse o sentirse libre, donde el hombre pierde el control y eso los vuelve locos. Esa gente que es macho, no acepta perder el control o superioridad sobre la otra persona.

— AL: ¿La iglesia es machista?
— TS: ¡Terriblemente machista! Los católicos y musulmanes. Curiosamente entre los protestantes hay más apertura, hay diaconisas y eso es una gran diferencia. Recientemente, el Papa Francisco consagró en Chiapas un grupo de mujeres indígenas que ahora son diaconisas, pero es realmente una excepción.

 

16kmb serrano blown521 

Las religiones monoteístas: 17cm de cabeza

— AL: En la exhibición encontramos varios trabajos que hacen referencia a las religiones monoteístas, ¿de que se tratan estas obras?
— TS: Están dos: una es una obra del 2012 y se llama «Blown Mold» (Molde Soplado), y la otra es del 2012 también y se llama «Del mismo diámetro».

— AL: Háblemos sobre la obra «Del mismo diámetro»...

— TS: Es bien curiosa esta obra, pues empezó con una fotografía que he visto en Palestina, de un Sacerdote, un Rabino y un Musulmán; todos con su cabeza cubierta por el Capuchón, Kipá y Hiyab respectivamente. Me gustó mucho que fueran blancos y mínimalistas. Tiene que ver con el cerebro y la cobertura de la cabeza que emana la religión y recepción del espíritu santo y de esas cosas... entonces me fui a comprar estos tres “sombreros” a una Mezquita, a una Sinagoga y a la Catedral de México. Y conseguí los que necesitaba, todos blancos, luego llegué a mi casa y por destino o curiosidad, los vi muy iguales y los medí, y median exactamente igual 17 centímetros. Entonces se me vino la idea al minuto y les puse abajo la medida y pues al ser iguales son del mismo diámetro. Todas las cabezas median lo mismo, pero no nos podemos poner de acuerdo en ningún momento a pesar que somos del mismo tamaño.

 

«Restraint» - restricción, nombre de la exposición

— AL: ¿Cómo se logra estar en una de las colecciones de arte privada más importantes del mundo?
— TS: Pues yo estoy casada con Miguel Ángel Ríos, un artista argentino muy importante y desarrolló su carrera en Nueva York y toda su obra es sobre América Latina y Hans lo iba a visitar a Nueva York.

— AL: ¿Cómo es convivir con otro artista?
— TS: Para convivir con otro artista hay que ser muy respetuoso, o rompes como tantísimas parejas de artistas que no pueden continuar porque es difícil y en el arte siempre hay ego y querer tener una privacidad intelectual y espiritual. Yo he sido siempre bastante tímida y con Hans íbamos a cenar, pero yo nunca hablaba de mi. Y un día, empezó a ver mi estudio en la casa y le empezó a interesar. Le mostré luego unos videos y le encantó y terminó comprando tres videos de un golpe. Ahí empezó realmente una amistad con él y empezó a seguir mucho mi obra.

— AL: Háblemos de la obra que le da parte del nombre a la exposición de arte. La obra es «Restraint» (restricción).
— TS: La restricción que te impide decir o hacer determinadas cosas, tu sientes esa restricción siempre solo y no te atreves a saltártela. Tiene que ver con las obsesiones, las que cada uno tiene. Cuando tienes una obsesión es muy difícil quitártela, hasta que rompes con ella y tardas un buen rato. Pero no te deja trabajar, oír música, sales a comer y no estás en el lugar, tienes esa restricción tremenda. Hay gente que logra salir y hay otros que mueren en el intento y no lo logran.

 

16kmb serrano boca tabla521

— AL: ¿Y la obra «Boca de Tabla»?
— TS: Es una mujer libre y soberana en su casa, y sube, baja, abre escaleras, cierra puertas por todos lados pero nunca sale de la casa. Jamás. Hay una repetición de la rutina de una casa, de una persona dentro de su casa. Luego entra a ver un libro de fotografía, fuma, escribe, sale y entra. Pone una mesa, pero no llega nunca alguien. Es un video que causa ansiedad y no peder romper con determinados hábitos que tienes. Y en el momento que ves esta obra hay un momento que quieres que abra la puerta y ... ya sal de la casa y lárgate de ahí! (risas).

— AL: Me gustaría tocar el tema del arte y el mercado. Hoy en día hay determinados comportamientos de artistas que venden a precios exorbitantes e incluso que ellos mismos subastan por sus propias obras. ¿Qué se puede decir de esto?
— TS: Es una técnica económica y de mercado. Yo nunca he vendido para vivir. Tuve la suerte en la vida de no necesitarlo y he trabajado por el placer de trabajar, por darme el gusto de expresar con toda la libertad posible. Quizás, algunas veces lo he logrado, pero nunca he pensado que tengo que vender para vivir. A lo mejor, si me hubiera tocado hacerlo, seguro le hubiera metido la fuerza a vender lo que sea; pero no es mi caso y he sido muy afortunada en la vida, y lo que he hecho lo hago para cuestionar, para darme el gusto de hacer preguntas que molesten y que tengan una respuesta en el ojo, en el placer o en otra pregunta. Nunca he pensado en que tengo que vender para sobrevivir, prefiero vivir con menos a sacrificar el arte. Es una suerte inmensa y estoy muy agradecida con la vida que he podido hacer lo que yo quiero y tratar que las cosas que yo hago digan algo.


— AL: Hablemos de sus próximos proyectos. ¿Qué viene en el futuro?
— TS: Tengo varias cosas, pero ahora estoy preocupada con tantos muertos y la droga en México. Hoy en día ya cambió, porque no hay que sembrar marihuana porque no vale nada, pero ahora cambiaron a la amapola. Resulta que México tiene un clima que resulta tener una ventajas y terminamos ganándole a Afganistán en cultivos. Y por eso hay una guerra entre los traficantes y una cantidad de muertos, que ya somos casi abono de la amapola. Quiero hacer una instalación sobre eso. Y un video sobre la amapola, que es una flor estigmatizada, ya no la hay, no la puedes comprar, no la puedes tener y no la ves por ningún lado. Es una flor hermosa, muy sensible pero estigmatizada. Y luego otro que les cuento luego... pero puedo decir «Soylent Green».

 

16kmb mex pressekonf521 

Teresa Serrano rodeada por el la Curadora de la muestra, Valentina Locatelli, por Andrés Linares, redactor de PuntoLatino y por Carlos de Alva, agregado cultural de la Embajada de México

 


 

 

Compartir en redes: