| CINE | NOTAS Y ENTREVISTAS |

Un enfoque humano a un pensamiento dogmático

— Nota sobre «Tania la Guerrillera» de la directora suiza Heidi Specogna, documental proyectado en una serie de filmes de la misma directora en Kino Rex de Berna. Por Luis Vélez Serrano.

20specogna rex600

Las preferencias temáticas de Heidi Specogna son dos mundo: América Latina y África y los trata desde el documental político (de su cine se habla como «cine político por excelencia»), escoge, además, personalidades de izquierda que se destacan del montón, por sus convicciones y la singular lealtad a las mismas. La aproximación a la semblanza de sus personajes es sobre todo, en nuestra opinión, en un nivel profundamente humano, no ideológico.

Uno de sus personajes es «Tania la Guerrilera» que murió combatiendo al lado del Che Guevara en Bolivia, guerrilla que se dio entre 1966 y 1967. Tania fue una argentina de origen alemán (padre alemán y madre polaca), cuyo verdadero nombre fue Tamara Bunke) una militante comunista convencida -como sus padres- y leal a la causa que abrazó. En las montañas de Ñancahuazú luchó contra el ejército boliviano pero también contra el machismo latente en todas las esferas de mando guerrillero que no deseaban mujeres en el frente armado.

Es un documental estéticamente muy bien logrado. Specogna reconstruye la vida de su personaje a través del testimonio de personas que actuaron con ella; desfilan personajes como el escritor Roger Debray, Pombo (Harry Antonio Villegas) el guerrillero legendario que combatió junto al Che Guevara en Sierra Maestra, luego en el Congo y finalmente en la guerrilla boliviana y uno de los cinco sobrevivientes de la misma; José Salazar

Villarroel, un militar que combatió contra el Ché y otros, entre ellos, el testimonio de primera mano de los padres de Tania que son los que más impactan al público.

El espectador conoce así la vida de Tania desde diferentes ópticas, pero el enfoque es sobre todo humano, los rasgos humanos los que resaltan. Heidi Specogna tiene una varita mágica que la dirige allá donde hay rasgos humanos que iluminar. Mientras el padre de Tania se limita a asentir con la cabeza o con monosílabos, la madre es locuaz, muestra sus recuerdos, cartas y hace comentarios, revive la historia de su hija y se calza orgullosa la chaqueta militar que en épocas del «entrenamiento» usó su hija. No podían faltar las opiniones de sus compañeros de guerrilla. También se refiere a la protagonista guerrillera, un militar boliviano que la combatió, del cual no sabemos su grado, el mismo que muestra una brújula en su estuche, que guarda como recuerdo de Tania, ya que él fue quien encontró por casualidad el cuerpo y la mochila de la combatiente (*). Se refiere a Tania en un gesto de nobleza como a una «dama respetable por la entrega a sus ideales en los que creía» [la cita no es textual].

Entre las personas entrevistadas aparece también Elena Fortún, antropóloga y en ese entonces, directora de un departamento de cultura en la administración estatal, quien confiesa que nombró en algún puesto a Tania, bajo recomendación de la embajada argentina en La Paz. Pues, la guerrillera tenía la misión de infiltrarse como espía en las esferas oficiales bolivianas (la prensa habla de ella como de triple espía: rusa, alemana, cubana), hablaba español y alemán entre otras lenguas y tocaba la guitarra y el acordeón, cantaba y tenía buenos conocimientos de folklore. Justo, el perfil para convencer a una investigadora como Elena Fortún. Además, era una mujer atractiva. Fue espía y al parecer por convicción de servicio. Como el matrimonio de servicio que ésta celebró con un estudiante boliviano de ingeniería a fin de obtener la nacionalidad boliviana. Luego el estudiante fue becado a un país socialista, según nos contó la directora Specogna.

El testimonio del intelectual francés Régis Debray, el escritor se muestra crítico casi con todo ... pero de Tania conserva un buen recuerdo. La considera un tanto «masculina».

En resumen «Tania la Guerrillera» es un personaje con muchos rasgos convincentes, por lo íntegra que es: fiel, con los pies casi destrozados pero sigue en la lucha, no desmaya. Es inteligente, preparada, se supera y no se deja ganar por las dificultades, se sobrepone a ellas. Sin embargo, si algún detalle negativo, se percibe, yo diría el dogmatismo. No pone nunca en duda, al menos no se ve, los planes revolucionarios, la legitimidad de la lucha, la verticalidad de la estructura político-ideológica, es un modelo de soldado de la Revolución. Es decir, dogmática, de esa gente que cree a pie juntitas que hay una verdad contra la que está el enemigo. Piensan con fe religiosa que la historia está del lado de lo que ellos llaman «Revolución».

Para terminar deseo citar un pasaje en el que la cámara enfoca a niños cubanos de escuela rivalizando en conocimientos «históricos»: ¿quién era el Che? ¿quién es Tania la Guerrillera? etc. Escena que muestra el dogmatismo, fruto del adoctrinamiento de la formación escolar cubana. Ese dogmatismo que se ve en los niños, como se ve en Tania (2).

(*) Heidi se refirió con mucho respeto a gestos como el orgullo que siente la madre de la guerrillera o el orgullo que siente el militar boliviano por la brújula de la guerrillera que lo considera un trofeo a dejar a sus descendientes.

c20 tania af402


(2) Otro de los filmes de Heidi Specogana es «Pepe Mujica, el Presidente» en el cual se ve a un Pepe pragmático, sincero, alejado de dogmatismos.

Directorio

Clientes

Partners

REDES SOCIALES

Facebook Grupo

Facebook Página
X

Copyright

It is forbidden to copy any content of this website!