| HISTORIA | BOLIVIA |

41 años del golpe militar de Hugo Banzer en Bolivia

— nota de Luis Vélez Serrano —


El 21 de agosto de 1971, hace exactamente 41 años, Hugo Banzer Suárez daba un golpe militar en Bolivia. Banzer ponia a su país en la línea de los Videla en Argentina, de los Pinochet en Chile, de los Stroesner en Paraguay, etc.

Banzer dio el golpe de Estado apoyado por el sector de derecha del MNR encabezado por Víctor Paz y por una apreciable mayoría de FSB encabezada por Mario Gutiérrez, el todo con la bendición de la sempiterna intromisión extranjera. Banzer unía efímeramente a dos enemigos acérrimos: Paz partidario de la Revolución Nacional de abril 1952 y Gutiérrez partidario de un modelo supraindividual cercano a la falange española y a los movimientos de inspiración nacional-socialistas. Sin duda el MNR es el partido político más grande que tuvo Bolivia en el s. XX y el que cambió radicalmente la estructura del país. Victor Paz y los principales líderes del MNR se cuentan entre los mejores estadistas bolivianos, pero la historia deberá hacer aún su trabajo, así Paz Estenssoro tuvo su momento de traición a la democracia al apoyar a Banzer.

Recordé anoche el aciago día del golpe banzerista al ver la prensa digital y me dije yo estoy más de media vida aquí, en Europa, por ese golpe. Me vino a la reflexión lo que pasa actualmente en Bolivia. Primeramente el hecho de que en Bolivia, las víctimas de las dictaduras militares no han merecido la atención del gobierno actual, como ha sido el caso de las víctimas de las dictaduras argentina y chilena, entre otros ejemplos. Los autores de verdaderos atentados a los DD.HH. como el ministro del interior de la dictadura de aquel entoncdes, Mario Adet Zamora, se pavonean diciendo que se sienten orgullosos de su pasado dictatorial. Para el gobierno boliviano es más importante perseguir a los opositores que hacer, como corresponde, un gran proceso para esclarecer la verdad de las dictaduras militares pasadas. [Foto: Banzer flanqueado por Victor Paz y por Mario Gutiérrez]

Es preocupante de que los restos de muchos desaparecidos, siguen desaparecidos y poco o nada se hace por encontrarlos, es el caso de los restos de Marcelo Quiroga Santa Cruz y muchos otros.

Quienes se opusieron a Banzer y a las dictaduras militares del mismo corte que se dieron luego, no aparecen en ningún homenaje al restablecimiento de la democracia y su lucha no es recordada por un gobierno que se pretende democrático. Trato de buscar la explicación en que el actual gobierno de Evo Morales trata de aparecer como el único abanderado de todas las luchas populares y también en que el discurso que le elaboran se pretende marxista o filo-marxista. Un otro componente es el indigenismo: Morales y el MAS se presentan como los valedores de los indígenas y quienes realmente dignificaron al indio como Villarroel y el MNR, están confinados a los libros de historia. Así muchos que lucharon en momentos muy duros que no se contaban en la extema izquierda o izquierdas marxistas, que eran simplemente de izquierda, o socialdemócratas, independientes, social-cristianos o incluso de centro derecha, etc., no cuentan para nada en el discurso oficial. Líderes como Marcelo Quiroga Santa Cruz, señeras figuras históricas como Busch y Villarroel, ex presidentes como Juan José Torrez, Hernán Siles Zuazo, Alfredo Ovando Candia, Walter Guevara Arze, u otros líderes más recientes como Antonio Aranibar, Rolando Morales, Guido Riveros, Doria Medina, el ex aliado del gobierno Juan del Granado, para no mencionar sino a unos cuantos que me vienen a la memoria, no cuentan para el «discurso oficial», en el cual sólo el MAS recuperó la democracia. Fuera del MAS y de Evo Morales no hay más democracia, no hay más izquierda, no hay más sectores sociales. A esto le llaman «cambio» y se parece más a las pasadas dictaduras.

Son casi 500 las víctimas entre desaparecidos y asesinados en los 7 años del «banzerato» que reclaman justicia. Sin la lucha de miles de bolivianos y bolivianas, la democracia no habría vuelto a ese país. Hoy, Evo Morales que no es nada amigo de la Historia, sólo ha cautivado entre sus  amistades a un ex presidente que se pretende socialdemócrata, Jaime Paz Zamora, que otrora, cuando se le habló de Hugo Banzer dijo: «rios de sangre nos separan» y poco meses más tarde selló una alianza política con el dictador en un escrito y un abrazo con el mismísimo Banzer. [Foto: Hugo Banzer Suárez y Jaime Paz Zamora. Fuente: prensa boliviana].

El actual gobierno boliviano ha aplicado conceptos marxistas como el de «nación» en la nueva constitución de ese país, ha introducido criterios étnicos en la estructura social que conspira contra la unidad nacional y favorece la discriminación. La corrupción, el narcotráfico, la improvisación en el manejo del Estado, siguen como en los mejores tiempos neoliberales. Pero ellos le llaman el «gran cambio». Y a quienes no estamos con ellos, nos dicen «los que no aceptan el cambio».

Bajo la dictadura de Banzer salí expulsado de Bolivia con sello rojo de no retorno en el pasaporte, la policía me llevó hasta la escalerilla del avión. Desde aquel 1972 (tras un año en las cárceles y campos de concentración como Coati) nunca he usado el pasaporte boliviano. Pero no escribo esta nota con odio ni a la dictadura o dictaduras de las que fui víctima, ni a este gobierno que es todo lo contrario de lo que me imagino de una democracia. La dictadura me infligió daños físicos y morales y como a mí y más que a mí, a miles de ciudadanos. No reclamo por mí, ya que tengo mi vida hecha en Europa, reclamo por quienes fueron mis compañeros de cárcel, de tortura, de exilio, que no lograron estudiar ni tener una jubilación, que ahora están reclamando en Bolivia mientras el presidente está atareado en la compra de aviones y helicópteros para su uso personal. ¿A esto le llaman «cambio»? [Foto: Evo Morales y Mario Paz Zamora]

El país de las dictaduras es un recuerdo doloroso, pero un país sin justicia ni democracia verdadera, sin respeto a los DD.HH., sin respeto al medioambiente, no es menos doloroso. 

21.08.12., Luis Vélez Serrano 

[Foto abajo: agosto 2012, víctimas de la dictadura de Banzer pidiendo justicia histórica al gobierno de Evo Morales. Prensa boliviana.]



NOTA. Los artículos de OPINION en PuntoLatino es de exclusiva responsabilidad del autor firmante, no compromete en nada la línea editorial de PuntoLatino completamente ajena a 
toda posición política o religiosa



Compartir en redes: