| ECOLOGIA | SUIZA |



La transición hacia una economía verde es necesaria


— por Eduardo Widakowich de © PuntoLatino —

Los desafíos globales y las tendencias como el crecimiento de la población, las clases medias emergentes y la creciente escasez de recursos han dado lugar a un consenso general: la transición hacia una economía verde es necesaria. Sin embargo, aún no existe consenso en cómo alcanzarla. Si bien la experiencia Suiza en tecnologías limpias presenta avances y los pronósticos se muestran alentadores, se trata de un área en desarrollo donde las conclusiones son prematuras, pero sus desarrollos interesantes.



Hacer de la crisis una oportunidad
Muchos sostienen que la crisis de las 3 F (efes): financiera, alimentaria y combustibles (por sus siglas en inglés: Food, Fuel & Finance) constituye la oportunidad para corregir nuestro sistema contemporáneo de organización económica poniendo en pie de igualdad al crecimiento económico con la sostenibilidad ambiental, la justicia social y la equidad.

Los planes de reactivación económica han incluido políticas de fomento y transición hacia una economía verde en los distintos niveles: internacional, regional, nacional y municipal.
En el ámbito internacional, un número importante de eventos: 1) Rio + 20: Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sustentable; y, 2) Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático de Doha, han promovido el “reverdecimiento de la economía” como medio para alcanzar: un desarrollo inclusivo, reducir las emisiones de carbono (para evitar las consecuencias del calentamiento global), y, aumentar la productividad de los recursos naturales (para enfrentar la demanda futura de agua potable, alimentos y desarrollo urbano).


Crecimiento verde
Quienes promueven estrategias de crecimiento verde sostienen que estas tienen el potencial de abrir nuevas fuentes de crecimiento (productividad, innovación, nuevos mercados, confianza, estabilidad) como reducir riesgos (estrangulamiento de recursos, desequilibrios medioambientales).

Por su parte, sus detractores, argumentan: el crecimiento verde no es más que un cambio cosmético del enfoque tradicional de los negocios producto de la coyuntura. Todo esto perpetúa la pobreza, exacerba las desigualdades y refuerza el proteccionismo.




Economía verde
El concepto de “economía verde” (¹) es más amplio. Lleva consigo la promesa de un nuevo paradigma que es compatible con el viejo concepto de desarrollo sustentable. Según el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA): las inversiones públicas y privadas constituyen el mecanismo para la reingeniería de negocios, la mejora en infraestructura, la adopción de procesos de producción y consumo sostenibles.

Se estima que una inversión del 2% del PIB mundial conducirá a una mayor participación de los sectores verdes en la economía, a más decentes empleos verdes, menor uso de energía y materiales en los procesos de producción, menor generación de desechos y contaminación, y emisiones de gases de efecto invernadero muchos más bajos.

Sin embargo, la industria de las tecnologías limpias ha sido uno de los sectores más golpeados por la crisis económica y financiera. Por lo tanto, un contexto económico estable es el prerrequisito para que las inversiones en el sector puedan madurar. Así las cosas, existe una brecha considerable entre los tiempos políticos (4 años) y los tiempos para que las inversiones en energías limpias maduren (20 años). En este contexto, los estudios de caso se hacen necesarios para distinguir el mito de la realidad.


Estudio de caso: Las tecnologías limpias (cleantech) en Suiza
En Suiza, las tecnologías limpias  (²) emplean entre 150.000 y 160.000 personas: 4,5% de la población económicamente activa, con un valor agregado estimado de: 3-3,5% al PIB.
Suiza es un país pionero en lo que hace a: finanzas durables (fondos de inversión con criterio ecológico), energías renovables, normas y técnicas de construcción verdes, reciclaje, movilidad sustentable. Algunos afirman que: “los suizos tienen una cultura y un estilo de vida que enfatiza la sustentabilidad en el día a día”.

Si bien la posición de Suiza es sólida, los análisis de la cadena de valor (investigación y desarrollo, innovación y mercado) han confirmado que medidas de promoción son necesarias. Suiza ha sido alcanzada por la competencia internacional y sobrepasada en algunos nichos. A esto se ha agregado una cuarta efe: 4 F - Fukuyima. Suiza abandonará toda fuente de energía nuclear hacia el 2034.

La transición obligada hacia nuevas fuentes de energía sumada a diversos informes (proyectando sobre los mercados emergentes) que presentan al mercado de las tecnologías limpias en el nivel internacional como el equivalente al 6% de la actividad económica mundial en 2020 (frente al 3,2% actual), presentan un panorama alentador.
Frente a este escenario, el Plan Maestro de Tecnologías Limpias preparado por el Gobierno Federal incluye cinco objetivos:

1) Aumentar la seguridad y eficiencia energética,
2) Crear empleos en el sector,
3) Garantizar los niveles de vida,
4) Generar beneficios de corto y largo plazo en mercados externos,
5) Contribuir al desarrollo sustentable en el nivel global.

Estos objetivos forman parte de un enfoque integrador que propone:
• Sensibilizar y comunicar, mostrando a las tecnologías limpias como un factor central de éxito;
• Cuantificar y evaluar el impacto (en términos de emisión);
• Definir el marco regulatorio apropiado (premios y castigos).


Sensibilización publica: Solar Impulse
El proyecto Solar Impulse es consistente con el enfoque integrador. Solar impulse es un aeroplano capaz de volar día y noche sin la utilización de combustible. La innovación está presente en cada objeto: placas fotovoltaicas, baterías, diseño y materiales de alta tecnología, y conforma así una combinación ganadora.

Para sus promotores, este proyecto representa la quintaesencia de las tecnologías limpias: cada detalle ha sido diseñado para mejorar la funcionalidad y minimizar el consumo de energía. El objetivo del proyecto: demostrar (al mundo) que el progreso es posible utilizando energías limpias.

Generar este efecto demostrativo no ha sido fácil. El proyecto iniciado en 2004 ha enfrentado problemas financieros. Actualmente el proyecto cuenta con financiamiento privado como con el padrinazgo de la Comisión Europea. Los resultados son alentadores. Su socio académico, la Escuela Politécnica Federal de Lausana sostiene: el proyecto rompe las fronteras entre los laboratorios, refuerza el enfoque transdisciplinario y aumenta la innovación permitiendo a los investigadores de diferentes campos trabajar juntos.



Ginebra: Plataformas multisectoriales
Un reciente seminario, organizado por la Platforme Europeene des metiers cleantech, confirma lo anterior. Si bien se cuenta con las competencias técnicas se hace necesario romper las barreras entre los sectores a través de plataformas multisectoriales y multiregionales.

El informe Claude Béglé de 2010 reafirma el posicionamiento de la Suiza Occidental y del Cantón de Ginebra en relación a las tecnologías limpias, proponiendo un desarrollo modular de cinco puntos. Entre ellos:

1) Incubadora de tecnologías limpias en Plan Les Ouates (para pasar de la innovación y la tecnología aplicada a la comercialización) en conjunción con el ecoquartier de Cherpines

2) Condiciones favorables para la instalación de empresas multinacionales de punta en tecnologías limpias,

3) Creación de un Centro Internacional de Políticas Públicas relacionado al Desarrollo Sustentable (Universidad de Ginebra, Instituto de Altos Estudios),

4) Creación de Institutos regionales para la adecuación de la oferta a mercados emergentes,

5) Intensificación de la actividad financiera (venture capital y carbón offset trading).

El informe precedente aconseja además, la puesta en marcha de estos módulos de una manera modesta. En este sentido, el incubador ha sido inaugurado en el mes de septiembre de 2012 sobre la base de organismos existentes, con proyectos en curso destacándose entre ellos el proyecto TOSA, un partenariado público-privado en el área de la movilidad sustentable.

Distintas cifras se estiman en relación al número de empleos que las tecnologías limpias crean. Al respecto, la Platforme Europeene des metiers cleantech, presenta cuatro instrumentos novedosos: el intercambio de colaboradores, pasantías europeas en el área de cleantech, una formación continua modular en el área y el intercambio trasnacional para la adquisición de competencias.

Es decir, que en el nivel cantonal y comunal, la colaboración y cooperación comienza a plasmarse en plataformas y polos de excelencia para la incubación de proyectos. Dicho esto, aún es prematuro afirmar que el crecimiento verde podrá alimentar el círculo virtuoso entre innovación y generación de empleo, pero sus desarrollos son interesantes.



Notas

(¹) El Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente define economía verde como un sistema de actividades económicas relacionadas con la producción, distribución y consumo de bienes y servicios que resulta en mejoras del bienestar humano en el largo plazo.

(²) La definición amplia de tecnologías limpias (cleantech) incluye todos los bienes y servicios, procesos y modelos de negocios a lo largo de todas las industrias y valor agregado que contribuyen a una economía sustentable.


Ginebra diciembre 2012, Eduardo Widakowich de © PuntoLatino

Directorio

Clientes

Partners

REDES SOCIALES

Facebook Grupo

Facebook Página
X

Copyright

It is forbidden to copy any content of this website!